sábado, 26 de octubre de 2013

Regresar no es retroceder en la lucha



Regresan a sus territorios la mayoría de campesinos afectados directamente por el Megaproyecto Hidroeléctrico Ituango.

Después de dormir durante siete meses en un suelo improductivo y bajo un techo a medias, muchos podrían pensar que ya hay soluciones concretas para los campesinos desplazados por el Megaproyecto y las consecuencias que llegan con su construcción.
El problema es que en este país, en este continente históricamente saqueado por multinacionales con colaboración de los gobiernos, las soluciones concretas para la mayoría de población vulnerable no existen.
Es de admirar la resistencia y lucha que han emprendido quienes viven del Río. Las más de 30 desgastantes reuniones que se adelantaron con la Administración Departamental y EPM donde no se dio ningún tipo de solución; la constante autogestión para poder alimentar a niños, adultos, ancianos y enfermos; las movilizaciones en diversos lugares del país; el poco interés por parte de los medios masivos de comunicación que funcionan bajo las lógicas del mercado y de los intereses privados; la falta de voluntad de la administración universitaria para generar mejores espacios y un ambiente más habitable, no han sido impedimento para continuar reclamando lo que por derecho es suyo.
320 campesinos retornan a sus lugares de origen con las mismas reivindicaciones que llegaron a Medellín, y a pesar de considerar que no fue una pérdida de tiempo su estadía en la ciudad, el agotamiento, el rechazo por una parte de la sociedad, la falta de voluntad de dialogo que reflejan las instituciones a las que se les exigen soluciones y el distanciamiento con su hogar (el Río Cauca), los lleva a una tierra que, a pesar de ser fértil y de haberles brindado el sustento durante décadas, hoy les da la incertidumbre que trajo consigo EPM (Empresas Públicas de Medellín) y la mano armada legal e ilegal del Estado.
No existen ningún tipo de garantías en cuestión de Derechos Humanos, condiciones sociales e impactos ambientales. Económicamente, se les aseguran las mismas precarias condiciones; un río que aún fluye pero en el que cada día es más dificultoso barequear y pescar, ya sea por el agudo conflicto que se vive en la región o porque el Megaproyecto sigue en construcción y los desplaza de las playas.
Hay un tema en el que la Gobernación de Antioquia sí se sentó y negoció con los campesinos alojados en el antiguo coliseo, el retorno. Llegaron a un acuerdo que, obviamente, agudizará la situación precaria de los campesinos, ya que solo les dará el transporte a los municipios de origen, mercado y albergue durante 3 meses.
La única entidad territorial que acudió al llamado de los protestantes (después de muchos llamados) fue la Defensoría del Pueblo, que se comprometió a hacer un análisis de los casos de cada familia de las comunidades afectadas, pero, este proceso no tiene un tiempo límite estipulado. Esperamos que éste no sea como muchos otros casos que llevan las entidades estatales, en los que se demoran muchos años en dar respuesta a asuntos de primera necesidad o, simplemente, son archivados cuando el tema deja de generar opinión pública o cuando las voces de protesta pierden su algidez.
A través de los años, la región y sus pobladores han sido azotados por el conflicto armado que se vive en nuestro país. Esta situación ha sido el chivo expiatorio al que ha acudido el gobierno para no cumplir con sus funciones de garantizar una vida digna a los campesinos y para negarse a darles la posición de desplazados, ya que, éste se niega admitir que al hacer parte de este conflicto y construir un proyecto de este tipo en una región como esta, también influye en el desplazamiento forzado de la población. Los campesinos son desplazados por el Megaproyecto y éste está siendo utilizado como un arma de guerra.
A pesar de las denuncias que se han establecido por parte de los campesinos, el ejército se niega a aceptar que ha hecho amenazas en contra del movimiento e incluso en contra de personas en específico. A todas las dinámicas de represión se suma ésta, los acusan de mentirosos.
Es necesario aclarar que hay algunos campesinos que se quedan en el Coliseo, no porque ellos quieran; 35 permanecerán allí porque son víctimas del conflicto armado, 12 por cuestiones de salud y 15 porque han sido amenazados.
Que dejen la ciudad no quiere decir que abandonan la lucha, a pesar de todos los embates en su contra, el movimiento es consciente de la necesidad de unidad con otros sectores sociales que se encuentran en situaciones similares, por ejemplo, el movimiento indígena y que el problema es de estructura de la sociedad, la lucha no es solamente por la detención de una represa, es por la dignidad de todo un país que se levanta y se organiza.
Esperemos que las movilizaciones que se llevarán a cabo a finales de enero y principios de febrero de 2014 rindan sus frutos y que el río sea el dínamo de una región que merece, al cabo de tanto dolor, que le sea reconocido y cumplido los derechos al trabajo, a la educación y a la vivienda digna.



Colectivo Desde el 12
Comunicación Independiente


"Reproduzca esta información, hágala circular por los medios a su alcance: a mano, a máquina, a mimeógrafo, oralmente. Mande copias a sus amigos: nueve de cada diez las estarán esperando. Millones quieren ser informados. El terror se basa en la incomunicación. Rompa el aislamiento. Vuelva a sentir la satisfacción moral de un acto de libertad. Derrote el terror.
Haga circular esta información”.
Rodolfo Walsh

0 comentarios:

Publicar un comentario

Twitter Delicious Facebook Digg Stumbleupon Favorites More

 
Design by Free WordPress Themes | Bloggerizada por: Lasantha y Distribuida Por: Blogger Templates