lunes, 23 de enero de 2012

CHOMSKY: "LOS ESTUDIANTES DEBEN DESAFIAR LA AUTORIDAD ILEGÍTIMA"


CHOMSKY: "LOS ESTUDIANTES DEBEN DESAFIAR LA AUTORIDAD ILEGÍTIMA"

Noam Chomsky entrevistado por el periódico germano Zeit Campus.
14 de junio de 2011.
http://chomsky.info/interviews/20110614.htm



Z.C: Profesor Chomsky, usted no sólo es uno de los intelectuales más cotizados en el mundo; es también un activista político. Mirando la política actual, le propongo un balance: ¿cuantos "intelectuales" como usted hacen algo?
Noam Chomsky: ¿Por qué esta pregunta?

Z.C: Es la guerra en Afganistán, el mundo sufre las consecuencias de la crisis económica, la brecha social es cada vez mayor… 
Chomsky: El problema es simple. La mayoría de los intelectuales son servidores del poder o asesores del gobierno. Se llaman “expertos”, han buscado prestigio durante siglos, no sólo hoy. Sin embargo, cada sociedad tiene sus intelectuales críticos. Ambos tipos de intelectuales tienen influencia: los que sirven al poder y los disidentes.

Z.C: Siendo escépticos, ¿qué ha cambiado en los últimos 45 años?
Chomsky: Personalmente no he cambiado mucho. Yo era parte de un movimiento y ese movimiento logró muchas cosas. Pero si miramos el mundo de hoy es fundamentalmente diferente al de hace 45 años. Acciones por los derechos civiles, derechos humanos, derechos de las mujeres y la protección del medio ambiente, la resistencia contra la opresión y la violencia, han influido sustancialmente en el mundo. No entiendo cómo se puede sostener que nada ha cambiado, porque realmente las conquistas sociales contradicen esa idea.

Z.C: ¿Cree usted que el mundo está mejor hoy que hace 40 o 50 años?
Chomsky: ¡Por supuesto! Caminando por el campus, aquí en el Instituto Tecnológico de Massachusetts es evidente el cambio. La mitad de los estudiantes ahora son mujeres, un tercio pertenece a minorías étnicas. Las personas se visten de manera más casual y están involucrados en todo tipo de cosas. Este lugar era muy diferente cuando llegué aquí hace 50 años: había hombres blancos, vestidos formalmente y que estaban interesados sólo en su propio trabajo. Usted puede ver el mismo desarrollo en Alemania y en todo el mundo.

Z.C: ¿Son los estudiantes políticamente activos? A menudo se les acusa de desinterés.
Chomsky: No creo que esta crítica sea del todo cierta. En las Universidades aumentó la politización sólo en un período muy corto: desde 1968 a 1970. Antes de eso, los estudiantes eran apolíticos. Considere la guerra de Vietnam, y los crímenes de la Segunda Guerra Mundial: nadie se pronuncio contra ellas antes de que ocurrieran. Cuatro o cinco años pasaron hasta que alguna forma de protesta contra la guerra se hizo visible en los Estados Unidos. Esta fue rápidamente atenuada en la década de 1970. El ambiente fue muy diferente antes de la guerra en Irak. Lo sé, la guerra en Irak fue la primera guerra en la historia donde hubo manifestaciones antes en contra de la guerra. Las protestas no la impidieron, pero al menos Estados Unidos no pudo hacer en Irak lo que hizo en Vietnam.
La politización de hoy es mucho mayor que en 1950. Hay formas sostenibles de activismo gracias a las cuales fue posible ganar muchas de nuestras luchas. Por ejemplo, hubo un progreso continuo en los derechos de las mujeres. 

Z.C: ¿Usted cree en el progreso histórico?
Chomsky: El progreso es lento pero dramático en intervalos de tiempo. Pensemos en la abolición de la esclavitud o la libertad de expresión como evolución. Los derechos no son simplemente dados. Las personas unen fuerzas y así se gana. Sin embargo, el progreso no es el crecimiento lineal. También hay momentos de regresión.

Z C: Si hay momentos de avances y retrocesos, ¿el mundo será mejor en 50 años que en la actualidad?
Chomsky: Qué será el mundo en más de 50 años depende mucho de lo que haga la generación joven de hoy. Dos grandes peligros amenazan la existencia del mundo: cómo nos relacionamos con el medio ambiente y el peligro de las armas nucleares. Si no comenzamos la protección del medio ambiente con más fuerza, el mundo podría atascarse en una grave crisis ecológica en más de 50 años, por no hablar de los riesgos de las armas nucleares. La terrible catástrofe de Fukushima nos recuerda que el uso militar de la energía nuclear es muy arriesgado. ¡No podemos ignorarlo de ninguna forma!

Z.C: En 60 años, los estudiantes de hoy serán tan mayores como lo es usted. ¿Qué debemos hacer para llevar una vida plena de satisfacción?
Chomsky: Por supuesto uno podría decir que vivir rodeado de amigos, hijos, etc. Sin embargo, para realmente llevar una vida plena, debemos reconocer los problemas y ayudar a resolverlos, para después mirar hacia atrás en 80 años y decir: "Me di cuenta de esto y pude hacer algo al respecto". Entonces la vida no habrá sido una pérdida.
No es posible estar completamente satisfecho. Mi vida tiene muy diversas dimensiones: la familia, la profesión, la política y muchas más. En algunos campos estoy satisfecho, pero no en otros. Los problemas de este mundo son bastante graves: la desigualdad en los Estados Unidos alcanza niveles cercanos a los de la década de 1920, la economía tiene todavía demasiada influencia en nuestra sociedad. ¡Por eso no puedo estar satisfecho!

Z.C: El compromiso político es raro entre los investigadores. ¿Usted se indigna a veces con “los expertos” o con sus colegas que se centran sólo en su trabajo académico?
Chomsky: Creo que es inmoral ser partidario de un sistema. Los científicos no tienen perspectivas políticas más profundas que otras personas, no son moralmente superiores a los demás. Pero están obligados a ayudar a los políticos a encontrar la verdad. Nuestro trabajo como investigadores tiene que ir en esa línea, buscar la verdad.

Z.C: Parece ser más moderado con la edad.
Chomsky: No, mis opiniones y las actitudes no han cambiado a lo largo de las décadas. Todavía creo en lo que pensaba cuando era un adolescente. 

Z.C: ¿Es bueno creer aún en lo que creía hace 70 años?
Chomsky: Sí, cuando los principios fundamentales están involucrados. ¡Por supuesto, he cambiado algunos puntos de vista sobre muchos temas, pero mis ideales son los mismos! 

Z.C: A menudo dicen que usted es un anarquista. ¿Qué quieren decir con eso? 
Chomsky: Los anarquistas han tratado de identificar las estructuras de poder y reclamado que sean justificadas por quienes tienen el poder. Muchas de estas justificaciones son desafortunadas. Por tanto, los anarquistas han trabajado para descubrir las estructuras de poder y superarlas, ya se trate de la familia patriarcal, la mafia del sistema internacional o las tiranías privadas de la economía o la sociedad. 

Z.C: ¿Cuál fue la experiencia decisiva para convertirse en un anarquista? 
Chomsky: Ninguna. Cuando yo tenía doce años comencé a visitar las librerías anticuarias de New York. Muchas de estas librerías eran dirigidas por anarquistas que llegaron de España. Por lo tanto, me parecía muy natural ser un anarquista.

Z.C: ¿Deberían todos los estudiantes convertirse en anarquistas? 
Chomsky: Sí. Los estudiantes deben desafiar la autoridad ilegítima, uniéndose a la lucha anarquista.

Z.C: "Desafiar la autoridad" ¿Una persona de la izquierda moderada podría aceptar esta invitación? 
Chomsky: Si una persona identifica las causas de la autoridad ilegítima y está en contraposición a ellas, es un anarquista. La mayoría de las personas son anarquistas. Cómo se llamen a sí mismos no tiene importancia.

Z.C: ¿Qué debe hacer la actual generación de estudiantes? 
Chomsky: Este mundo está lleno de sufrimiento, miseria, violencia y desastres. Los estudiantes tienen que decidir si deben preocuparse por esto o no. Yo les digo: miren a su alrededor, analicen los problemas. ¡Pregúntense qué pueden hacer y hagan lo que deben hacer!



“Reproduzca esta información, hágala circular por los medios a su alcance: a mano, a máquina, a mimeógrafo, oralmente. Mande copias a sus amigos: nueve de cada diez las estarán esperando. Millones quieren ser informados. El terror se basa en la incomunicación. Rompa el aislamiento. Vuelva a sentir la satisfacción moral de un acto de libertad. Derrote el terror. Haga circular esta información”.
Rodolfo Walsh

1 comentarios:

yerbafina dijo...

Un intelectual tan brillante como Chompsky es una luz en esta oscuridad, yo también soy anarquista aunque no soy joven (65 años); los anarquistas causamos conmoción, porque decimos las cosas "al chile", lo usual es la hipocresía a la que llamamos prudencia, la descalificación de los que no piensan como nosotros y no son tan guapos o del mismo color... eso se llama "exclusivismo" no racismo y es muy bien visto por los que quieren ser admirados.

Me encanta la claridad de Chomsky, necesitamos luminarias como él.

Publicar un comentario

Twitter Delicious Facebook Digg Stumbleupon Favorites More

 
Design by Free WordPress Themes | Bloggerizada por: Lasantha y Distribuida Por: Blogger Templates