lunes, 23 de septiembre de 2013

Asesinan campesinos, y la lucha continúa



Los integrantes del Movimiento Ríos Vivos y líderes de las comunidades afectadas por el Megaproyecto Hidroeléctrica Hidroituango, hicieron desde hace más de un año lo que estaba al alcance de sus manos para evitar que las amenazas contra sus vidas se hicieran realidad. A pesar de la solicitud que hicieron desde el 24 de septiembre de 2012 para tomar medidas contra los desalojos forzados, abuso de fuerza, amenazas y demás, el gobierno no ha respondido a su llamado.

Hoy, La consecuencia de esta desatención es un hombre asesinado. Nelson Giraldo, de 31 años, oriundo del municipio de Ituango, barequero de profesión, perdió su vida luchando por lo que siempre fue de él. El río.

Es bastante lamentable la pérdida, ya que esto no solo ha sido un fuerte golpe para su familia, sino para todo un Movimiento, para toda una comunidad. Nelson, quien tenía a su cargo más de 50 personas del municipio de Ituango, se encontraba en la zona ya que las condiciones en Medellín, en donde llevan más de 6 meses, no son buenas y ellos quieren retornar a sus lugares de origen para poder seguir con su vida y con su cultura barequera. Es claro que las garantías de retorno no están dadas. A Nelson lo asesinaron y ninguna de las entidades encargadas de la protección de los campesinos ha dado respuesta.

La falta de respuesta en el proceso de solicitud de medidas de protección, llevó a los solicitantes a entablar una acción de tutela el 24 de agosto del año en curso en la que se le exigía a entes oficiales como la Gobernación de Antioquia, la Procuraduría, el Ministerio de Defensa y la Unidad de Protección, a que tomaran medidas e hicieran planes concretos en cada una de sus áreas para la protección de la comunidad.

El Tribunal Superior de Medellín falló a favor del Movimiento Ríos Vivos y el 9 de septiembre pasado ordenó a las instituciones tomar las medidas pertinentes. A pesar de esto, a Nelson lo mataron en la orilla del río y hoy se desconoce quienes fueron los autores de este hecho, pero se espera que no quede en la impunidad.

Hay un pensamiento generalizado, la muerte de este hombre se pudo haber evitado si el Estado y, dentro de él, los entes encargados de su buen funcionamiento hubieran hecho lo que tenían que hacer, velar por la ciudadanía, proteger a las comunidades, defender la libertad de las personas. A cambio de esto, EPM los desplaza de su territorio, los aleja de su río por el que literalmente corre sangre y los convierte en habitantes de una ciudad de la que no se sienten parte. Dentro de unos muros que no les permiten vivir como a ellos les gusta, como lo han decidido, como lo saben hacer.

Pero a pesar todas las acciones represivas contra el movimiento, la lucha continúa, algunos campesinos se desplazaron hacia Ituango para acompañar a su compañero y amigo asesinado y así no permitir que esta pérdida sea en vano.

Al final se espera una respuesta y protección del gobierno que tal vez nunca llegará, Pareciera que este se hace el de la vista gorda con estos acontecimientos, y es que entre menos gente hable, entre menos gente proteste, mejor.


Colectivo Desde el 12

0 comentarios:

Publicar un comentario

Twitter Delicious Facebook Digg Stumbleupon Favorites More

 
Design by Free WordPress Themes | Bloggerizada por: Lasantha y Distribuida Por: Blogger Templates