miércoles, 5 de diciembre de 2012

UN MUNDO REAL MUY CERCANO A LA FICCIÓN - PRIMERA PARTE


UN MUNDO REAL MUY CERCANO A LA FICCIÓN

PRIMERA PARTE


La guerra es la paz 

La libertad es la esclavitud 

La ignorancia es la fuerza 

1984, de George Orwell, es una obra de ciencia ficción que, a grandes rasgos, predice la forma en la que serán las dinámicas y la vida de la sociedad occidental en el año 1984. El mundo descrito allí es un mundo, por lo menos, gris, caótico, ilógico, represivo y asfixiante. La primera reacción de cualquier persona que lea el libro sería, probablemente, agradecer que esa historia esté contenida en un libro y no en los noticieros o en los periódicos, porque aquellos sujetos que están acostumbrados al “mundo libre” no quisieran vivir en un planeta que tuviera conformado un sistema político y social de tal magnitud.

Pero aquí cabe una serie de preguntas: ¿qué tan ficcional es esta historia?, ¿el autor del libro escribió un cuento de terror o hizo una predicción al mejor estilo de Julio Verne?, ¿acaso no estamos viviendo ya en una sociedad orwelliana [1]? El siguiente ensayo pretende hacer una comparación entre el mundo de 1984 y el mundo en el que vivimos actualmente, analizando las prácticas y las dinámicas geopolíticas que se observan hoy en día.

La historia del libro gira alrededor de un miembro externo del Partido Ingsoc (English Socialism) llamado Winston Smith, quien trabaja en el Ministerio de la Verdad [2] reescribiendo errores detectados en cualquier tipo de documento o material que puedan poner en entredicho la imagen o el poder del Gran Hermano, quien es el miembro superior del Partido, su fundador y su dios irrefutable y al que nadie conoce personalmente pero cuyo rostro y su propaganda inunda las paredes de la ciudad de Londres y del estado en general, llamado Oceanía.

En este párrafo podemos ver varias similitudes sutiles con el mundo moderno. Ubicándolo en nuestro contexto, podríamos decir que Smith es un hombre de la clase trabajadora que trabaja en algún periódico o revista y su función es modificar o esconder la información de modo tal que el status quo prevalezca y a nadie se le pase por la cabeza dudar de él. Suena irrisorio pensar que en la sociedad moderna, hija de la Revolución Francesa y sus pregones libertarios, esto pudiese ocurrir, pero ocurre (y sino es así, ¿por qué entonces Julian Assange, el fundador de Wikileaks, es considerado un terrorista por países como Gran Bretaña y Estados Unidos, los defensores de la libertad?).

Escobar (2007) plantea que los entes que detentan el orden manejan discursos que producen formas permisibles de ser y de pensar y descalifica e imposibilita otros al mismo tiempo. Estas prácticas han sido muy comunes en el mundo moderno y se han implementado en regímenes autoritarios como el Comunismo soviético, el Fascismo italiano y español y el Partido Nazi en Alemania.
  


Actualmente, es bien visto vivir sin protestar en un mundo neoliberal donde el sujeto vale por lo que devengue y gaste, pero en el momento en que ese sujeto se atreva a opinar, pensar o vivir diferente se le cataloga como guerrillero, terrorista, comunista o, simplemente, loco. Cuando el sujeto se atreve a luchar por sus derechos o hace parte de algún movimiento social, se convierte automáticamente en persona no grata, no solo por las fuerzas que detentan el poder, sino por cualquier otra persona, sea un vecino, amigo o familiar y estas personas pasan a juzgar este comportamiento “diferente” sin detenerse a analizarlo siquiera. En el libro, cualquier miembro del Partido, sea miembro interior o exterior, al notar una manera extraña o aunque sea un crimental [3], es denunciado a la Policía del Pensamiento [4] y conducido al Ministerio del Amor [5].

En nuestros tiempos, no existe una Policía del Pensamiento como tal, pero indudablemente, la policía que tenemos actúa de manera parecida. El movimiento estudiantil en Colombia es testigo de esto. Cuando miles de estudiantes salen a marchar reclamando lo que por derecho les pertenece, aparece el Escuadrón Anti Disturbios ESMAD lanzando gases lacrimógenos, agua, bombas aturdidoras y recalzadas. Los infortunados que sean capturados son golpeados, amenazados y encarcelados en ocasiones y los que cumplen funciones de periodistas y obtienen materiales documentales como fotos o videos, también son agredidos y sus documentaciones destruidas.

Otra similitud que podemos encontrar en el mundo moderno y el mundo de 1984, es que en el mundo moderno, las comunicaciones, en especial los medios masivos, desempeñan un papel fundamental en la construcción de imaginarios colectivos, lo que estos muestren es fácilmente lo que la gran mayoría de ciudadanos opina y los mismos medios se encargan de que ninguno de los espectadores pueda cometer un crimental. La materia prima de estos mensajes informativos es el lenguaje, no hay duda de eso. En Oceanía, el Partido ha implementado una forma de lenguaje llamado Neolengua [6], este lenguaje ha logrado reducir considerablemente las palabras a utilizar, lo que resulta en limitaciones a la hora de pensar y el pueblo que no piensa, no se rebela. Al parecer, las sociedades modernas adoptan también una neolengua, también basada en el inglés, llena de diminutivos, siglas y acrónimos pero enfocándose en el lenguaje de la tecnología. Esto hace que la gente cambie su cosmovisión humana a una más tecnológica, donde no se recuerda el nombre del vecino pero no se olvida el nombre del último dispositivo electrónico que esté en el mercado.

Esta es sólo una parte del paralelo que se puede hacer entre el mundo descrito por George Orwell y el mundo en el que vivimos. Próximamente, publicaremos la segunda parte de esta reflexión.

Colectivo Desde el 12
Comunicación Independiente


[1] Término utilizado para describir sociedades con actitudes represoras y totalitarias como la descrita en el libro.
[2] MiniVer: este ministerio se dedica a hacer coincidir los documentos históricos con la versión oficial de la historia propuesta por el Partido a través de la manipulación o la destrucción.
[3] Crimen mental, cualquier pensamiento que pueda estar en contra de las políticas del Ingsoc.
[4] Es la fuerza policiva que se encarga de vigilar los pensamientos, actitudes y comportamientos de los habitantes.
[5] MiniMor: es el ministerio encargado de la reeducación de los miembros, los castigos y las torturas.
[6] Lengua oficial de Oceanía, basada en el inglés y creada para solucionar las necesidades ideológicas del Partido.


"Reproduzca esta información, hágala circular por los medios a su alcance: a mano, a máquina, a mimeógrafo, oralmente. Mande copias a sus amigos: nueve de cada diez las estarán esperando. Millones quieren ser informados. El terror se basa en la incomunicación. Rompa el aislamiento. Vuelva a sentir la satisfacción moral de un acto de libertad. Derrote el terror.
Haga circular esta información”.
Rodolfo Walsh

0 comentarios:

Publicar un comentario

Twitter Delicious Facebook Digg Stumbleupon Favorites More

 
Design by Free WordPress Themes | Bloggerizada por: Lasantha y Distribuida Por: Blogger Templates