domingo, 9 de diciembre de 2012

LIBERTAD DE PRENSA, BAJO SU PROPIO RIESGO

LIBERTAD DE PRENSA, BAJO SU PROPIO RIESGO

Por: Mauricio López


La encuesta nacional a periodistas sobre la libertad de expresión y acceso a la información pública “¿Qué dicen 603 periodistas sobre su oficio y la libertad de expresión?” arroja en sus resultados que las principales preocupaciones que tienen los periodistas en el país son las restricciones a la libre movilidad por parte de autoridades, punto que ocupó el primer lugar en la lista de las principales agresiones que intranquilizan a los medios con un 18% de las respuestas. A este punto, le siguen las agresiones por parte de miembros de la Fuerza Pública con un 17% y las agresiones por parte de grupos insurgentes, con un 16%. 

Además de la consecuente preocupación de los abusos frente a los ciudadanos, los recientes abusos por parte de la Policía Nacional frente a periodistas durante el cubrimiento de distintos hechos me generan más inquietud sobre la inexistencia de garantías para realizar el ejercicio periodístico en nuestro país y evidencian que, ahora, no basta incluso con que haya cámaras grabando para violar el Artículo 20 de la Constitución Política, por el cual “Se garantiza a toda persona la libertad de expresar y difundir su pensamiento y opiniones, la de informar y recibir información veraz e imparcial […] No habrá censura”. 

El viernes pasado (23 de octubre), la policía despejó la avenida Caracas de Bogotá -lugar de tránsito del Transmilenio-, en la cual protestaban padres de familia y estudiantes menores de edad. Los manifestantes expresaban su disgusto a raíz del cierre de colegios por convenio, decisión de la Alcaldía de Bogotá que perjudica a cerca de 4.000 estudiantes. Los manifestantes fueron retirados con chorros de agua, gases lacrimógenos y a la fuerza, durante los desalojos el equipo periodístico de RCN Noticias también fue agredido mientras las cámaras grababan.




Así mismo, el pasado mes de octubre la fotógrafa Ana María García del diario El Tiempo también fue agredida sin justificación mientras cubría un accidente entre dos buses articulados de Transmilenio. "Iba por la Autopista Norte y al ver el accidente me bajé a hacer el cubrimiento. De un momento a otro el policía me pide, en tono agresivo, que me retire y me agarra del brazo y empieza a jalarme. Le dije, no me toque que yo me salgo, pero siguió empujándome", contó al mismo diario Ana María García, quien sufrió lesiones en su mano derecha y fue incapacitada por cinco días; por otro lado, el subintendente Cristian Eliécer Acero Torres, quien está siendo juzgado para ponerle una sanción disciplinaria, dijo que todo había sido un accidente a pesar de que en varios medios circuló la foto en que él estaba sobre ella reduciéndola. Reporteros sin Fronteras se pronunció frente a este y otros cuatro casos de abusos entre los cuales se encuentra el caso del periodista de Cali TV Jefferson Murillo quien resultó herido de bala. 

El mismo mes, en una manifestación, un fotógrafo de El Colombiano denunció ante cámaras que un agente del Esmad le había disparado luego de que fotografiara a los retenidos. 

Los resultados de la encuesta realizada en marzo de este año por la empresa Cifras & Conceptos S.A para el Proyecto Antonio Nariño y las recientes acciones de la policía dejan en entredicho el papel de la Fuerza Pública como cuerpo armado de la nación que debe ser garante del mantenimiento de las condiciones necesarias para el ejercicio de los derechos y libertades públicas, cuando en este caso es ella misma la que viola el derecho de la libertad de información consignado en el artículo 20 de la Constitución Política de Colombia. 



Si bien se sabe que la actividad periodística se desarrolla en medio del conflicto armado del país, que ha habido amenazas y asesinatos de periodistas (algunas amenazas se quedan sin denunciar y los asesinatos generalmente se quedan en la impunidad como señala el informe Impunidad y Prensa en Colombia que fue coordinado por los profesores de la Universidad de Antioquia, Raúl Osorio y Gonzalo Medina), que hubo periodistas víctimas de persecución y blancos de las chuzadas del Das, no se puede seguir permitiendo que continúe la presión por parte del Estado, no se debe uno acostumbrar a que le violen los derechos, hay que denunciar, hacer notar la importancia de la labor del periodista frente a la sociedad y su papel dentro de una democracia, pues solo concientizando a la sociedad se puede acabar con la indiferencia e impedir la impunidad social y así garantizar que los responsables sean sancionados. 


"Reproduzca esta información, hágala circular por los medios a su alcance: a mano, a máquina, a mimeógrafo, oralmente. Mande copias a sus amigos: nueve de cada diez las estarán esperando. Millones quieren ser informados. El terror se basa en la incomunicación. Rompa el aislamiento. Vuelva a sentir la satisfacción moral de un acto de libertad. Derrote el terror.
Haga circular esta información”.
Rodolfo Walsh



0 comentarios:

Publicar un comentario

Twitter Delicious Facebook Digg Stumbleupon Favorites More

 
Design by Free WordPress Themes | Bloggerizada por: Lasantha y Distribuida Por: Blogger Templates