miércoles, 16 de mayo de 2012

Primero de Mayo, día de fiesta en las calles


"Construyendo país para una familia."

El Primero de Mayo, día festivo para la mayoría de trabajadores, fue una jornada de marcha para cerca de veinte mil ciudadanos en Medellín. Los marchantes conmemoraron los 126 años del levantamiento de los obreros norteamericanos y homenajearon a los mártires de Chicago, quienes lucharon por condiciones más dignas para los obreros, 8 horas de trabajo, 8 de educación y 8 de descanso.

Temprano aquel día,  solo se distinguía el color verde acido de chalecos de policías,  distribuidos en el centro de la ciudad. Esto era  parte de la logística preparada por la Policía del Valle de Aburrá, para quien esta siempre ha sido la marcha organizada más importante del año.

Pero en el transcurso de la mañana, los articulados del Sistema Integrado de Transporte, Metroplús S.A. principalmente en la Estación Ruta N, comenzaron a llenarse con camisas rojas, amarillas, blancas, azules y negras, para así dirigirse al punto de partida y principal concentración de personas convocada por la Central Unitaria de trabajadores (Cut).

Cinco menores de edad no pudieron abordar el sistema de transporte por no llevar documento de identidad. Según un agente del  Escuadrón Móvil Antidisturbios (Esmad) serían “protegidos y entregados a la Policía de Infancia y Adolescencia”. 

Uno de los jóvenes retenidos (mayor de edad) por parte de los oficiales, fue reconocido por el agente O+ (distintivo más claro a la vista). “Usted estudia en la Universidad de Antioquia, siempre está en las marchas tomándonos fotos” dijo el funcionario con cara amenazante. Tras al fin mostrar su cédula de ciudadanía, la despedida fue un “pórtense bien” para el joven y sus acompañantes.

El inicio de la movilización fue programada para las 9:00 am, pero se aplazó cerca de treinta minutos para así dar un margen de tiempo a asistentes retrasados por las excesivas requisas y otros motivos.

Era un verdadero día de fiesta para los trabajadores, acompañados de zanqueros, chirimías, disfraces, pancartas, banderas, planchones con sonido y animadores arengando “a todo taco” sobre los automóviles.

Todos ellos hacían parte de los sectores salud, educación, bancario, minoenergético, agroalimentario, popular, estudiantil, de transporte público, organizaciones barriales, ONGs y sindicatos. Conmemorando un acontecimiento histórico, pero también  viviendo y mostrando la inconformidad frente a la actualidad del país.

Estos fueron algunos motivos para que los marchantes salieran a las calles:



El mar rojo de la CUT

Según Dubán Vélez Mejía, presidente de la CUT Antioquia, se imprimieron veinte mil volantes para entregar  en el Parque de Bolívar, Parque San Antonio y barrio Manrique, con información sobre la marcha, y dando a conocer los temas a protestar. Argumentaron que no eran auxiliadores de la guerrilla y que los sindicalistas nunca han pretendido acabar con las empresas. 
También convocaron a  familias de estratos más bajos y obreros que viven de un salario a mostrar su inconformidad con camisetas de color rojo.

Denunciaron temas que para Veléz son nefastos, como el Tratado de Libre Comercio (TLC), “que va a agudizar aún más la crisis del país”.

Marcharon contra la Reforma Pensional, “que va a subir la edad de jubilación de 60 a 67 años”.

Contra el paso de las pensiones de Seguro Social a Colpensiones, “entidad manejada netamente por el estado, donde este no ha respondido de forma eficaz”.

Por una educación pública, gratuita, de calidad y excelente a todo nivel.

Contra una Reforma Tributaria. “Más impuestos para los sectores más pobres del país, no tendremos como sufragar tanto impuesto”.

Por una salud, “que efectivamente resuelva los problemas de las personas enfermas y que no se les haga el paseo de la muerte por la no atención”.

Contra la precarización en la contratación del empleo. “Donde las cooperativas de trabajo asociado que supuestamente se acabaron, fueron convertidas en fundaciones, que en últimas son administradas por los mismos que manejaban las cooperativas, creando otra modalidad contractual con unas condiciones degradantes para los trabajadores ya que no pueden sindicalizarse y no tienen seguridad social ni pensión”. 

Por un empleo igual para las mujeres, “que se presenta en condiciones más precarias de las normales a través de maquilas y explotaciones”.

Por más empleo para los jóvenes. “Aunque el gobierno dice que el desempleo ha bajado, nosotros decimos que Medellín es una de las ciudades con mayores índices, estamos cerca al 14% y en los jóvenes se duplica”.

Las banderas amarillas del Polo Democrático Alternativo resplandecieron

Jorge Aristizabal, integrante del polo, con su amarillo vivo a la vista, color habitual que diferencia a este partido político  de los demás, marchó contra el TLC.  Contra el Plan de Desarrollo Rural Integrado. 

“Contra toda política oficial, en rechazo al gobierno de Juan Manuel Santos, y por supuesto, en conmemoración a los ciento y pico de años de la lucha obrera en Chicago”.

Adida, a favor de los obreros

Betty Ciro integrante de Adida, marchó a favor de los trabajadores del país. 

“Contra la explotación que todos los días es mayor”.

“Contra las ganancias extraordinarias que sacan los explotadores de la mano de obra”.

“Contra la precarización del empleo y contra las miserias de salarios que pagan a los obreros y llevan a la informalización”. 

Diana Pérez también se movilizó. “Reivindicando las conquistas de la clase trabajadora y por la construcción de un mundo mejor y más humano”.


La energía de los universitarios, dinamo de la marcha

Jorge Aristizabal, quien también es secretario de la Asociación de Profesores de la Universidad de Antioquia, se encontró satisfecho por la gran cantidad de estudiantes presentes en la marcha como la Mesa Amplia Nacional Estudiantil  (Mane) y la Organización Colombiana de Estudiantes (OCE).

“Nosotros los universitarios, marchamos por una verdadera reforma a la Ley 30”. Sostuvo Aristizabal.

Una estudiante de la Universidad de Antioquia (UdeA), quien prefirió no dar su nombre, al igual que Aristizabal marchó por una verdadera reforma a la Ley 30.

La joven indicó que los estudiantes marcharon “En apoyo y  firme colaboración con los obreros  de Medellín y  Colombia, para que no solo sean reivindicaciones de ellos. Nosotros también seremos trabajadores  oprimidos por el estado; además es necesaria la unidad en las diferentes luchas”. 

También se movilizó contra la Ley Lleras, y para que el gobierno “sepa  que hay un montón de gente inconforme que no está de acuerdo con las políticas neoliberales”.


Un cinturón verde más dotado que el de Batman

Según cifras de la policía, entre policía de transito, personal para apoyos, vigilancia, policía judicial, Fuerza de Control Territorial, carabineros, auxiliares bachilleres, funcionarios administrativos y Esmad, ubicados en puntos críticos sumaban cerca de dos mil efectivos para asegurar y garantizar la tranquilidad de los marchantes. 

A diferencia del resto de asistentes,  su supuesta finalidad fue “garantizar la seguridad y tranquilidad pública durante la celebración del día del trabajo (…) en las principales vías de Medellín por parte de las centrales obreras, sindicatos y estudiantes universitarios”.

“debemos garantizar el derecho a la marcha pues eso es constitucional y que las personas no alteren ni dañen bienes”, concluyó uno de los funcionarios.



“El hacer una pinta en una pared no da para que nos demos golpes, además esos son los medios alternativos que tenemos muchos sectores de trabajadores y estudiantes, que no nos sacan ni registran por ninguna parte; La fuerza pública justifica un hecho como esos para estrujar”. Dubán Vélez Mejía (CUT).

Desde las 11:20 am, 150 armaduras del Esmad, destinadas para el evento, se alertaron tras las piedras impactadas contra las ventanas de la Iglesia del Señor de las Misericordias (Manrique) y la explosión de algunas papas bombas.

Al parecer parte de estas acciones, fueron organizadas por el Bloque Negro Medellín, aunque algunas personas ajenas a este grupo pudieron cubrirse también con ropa negra, mascaras y capuchas. 

En su cuenta de Facebook, el Bloque Negro publicó motivos similares a los de otros asistentes sobre su participación en la marcha, pero su manifestación fue una “acción directa” y marcharon “paralelos a los sindicatos; juntos pero no revueltos”.

Bloque Negro Medellín
Tal vez lo que alertó más a las autoridades, fue su nota a la luz pública: “Al llegar a la marcha se hará una requisa por parte de la fuerza pública, los que lleven material comprometedor por favor llegar después (…) prepara bandera y tus juguetes porque el 1 de Mayo es nuestro (a)”.

Dejaron claro, que los únicos estamentos a atacar eran los capitales y gubernamentales,  no iban a provocar ni atacar a la fuerza pública ni a la población civil. Manifestaron su rechazo a las pintas de viviendas, pequeños negocios y autos.

En cuanto al rumor que siempre ha existido sobre los policías encubiertos que provocan desorden, la autoridad encargada (Policía Metropolitana del Valle de Aburrá) no quiso pronunciarse; solo dijo que esto “es parte de su inteligencia”. 

Pero en un tramo de la marcha, tras pasar la iglesia, dos personajes que se encontraban entre la multitud, desviaron su camino rápidamente hacia varios auxiliares bachilleres y fueron perseguidos por algunos marchantes quienes los acusaron de “infiltrados”.

Vélez alegó que sí existen este tipo de personas, “se infiltra mucha gente, muchachas y muchachos que uno nunca ha visto marchando, hablando, haciendo inteligencia, eso provoca a la movilización”.

ESMAD grabando a los marchantes
En el transcurso del recorrido, se tenía planeado bajar derecho por la carrera 46, cruzar la Avenida Oriental y llegar al Parque de Bolívar para la concentración final. Algunos gases lacrimógenos lanzados por acorazados del Esmad, quienes condenan la capucha, pero que por medio de su armadura dejan ver menos que un pasamontañas, dejaron en tinieblas el parque y la Avenida Oriental, desviando el rumbo de varios marchantes.

Todas las personas en el lugar, terminaron haciendo gestos raros a la hora del almuerzo (12:15 pm), pero no debido el hambre, sino por el intenso ardor provocado por los gases.

Muchos ciudadanos, sin encontrar más salida arrojaron en sus rostros agua no potable de la fuente del Parque de Bolívar, pero marchantes preparados auxiliaron a sus compañeros convidándoles leche y vinagre para que empaparan sus caras y así contrarrestar el efecto del gas.

Después del Primero de Mayo, Yesid Vásquez, Comandante de la Policía Metropolitana del Valle de Aburrá entregó cifras a Caracol Radio de 45 personas retenidas, 12 judicializadas por diferentes delitos (rebelión, hurto, ataque a servidor público, daño en bien ajeno y porte de estupefacientes), 600 millones de pesos en daños y 10 heridos (6 policías).


Capucha vs casco. ¿Por qué año tras año?


La historia lo demuestra

El presidente de la CUT Antioquia, quien hace 23 años se moviliza, dijo que siempre ha habido enfrentamientos o agresiones del Esmad, “siempre hay algo antes de que finalice el evento para que la cosa no salga bien, para que se invisibilice lo bueno, para que todo el trabajo no quede registrado y los medios de forma amarillista muestren la sangre, las bombas y los gases”.

Para él, estos hechos estigmatizan la movilización y a los niños, quienes son los futuros marchantes les dará miedo salir a las calles.

“Hace cerca de tres o cuatro años estábamos en la Avenida Oriental y nos tiraron gases desde los helicópteros”.


Parte de un plan

A Diana Pérez (Adida) le pareció que “los disturbios son planeados, porque la marcha venía tranquila, la gente haciendo su justa protesta. En el momento que la marcha va llegando ellos (Esmad) la sabotean causando una cantidad de desordenes, esto es una táctica de represión contra la clase trabajadora”. 

Lado y lado

Para Jorge Aristizabal (Polo), “desgraciadamente lo que está ocurriendo en los últimos años es que los capuchos y Esmad se enfrentan,  con eso disuelven. Hicieron vaciar el Parque Bolívar, que se suponía iba a estar repleto e interrumpieron la marcha”.

Provocaciones 

“los jovencitos medio desadaptados, sin saber leer el momento aparecen en todas las marchas para romper”, expresó la estudiante de la UdeA, a quien le pareció que ese  no era el momento para que hubiera disturbios, “ya que la marcha del primero de mayo es un día para que todas las familias de la clase obrera salgan y marchen por sus derechos”.

Además “El Esmad hace uso desmedido de la fuerza, los agentes son groseros con la gente antes de la marcha, eso da mucha rabia y provoca a la gente. Es una estrategia estatal para que las marchas terminen mal y que lo único que muestren los medios sea eso”.

Son los estudiantes

Según datos de la policía, el año pasado, “50 encapuchados hicieron una serie de actos vandálicos y ataques contra funcionarios de la Policía. Se presentaron 23 retenciones, en su mayoría estudiantes universitarios y secundarios de la ciudad”. 

“Año tras año ha habido eso, los estudiantes siempre han generado problema”. 

Nunca pasa nada

Al contrario que a los demás, uno de los funcionarios de la Personería de Medellín (prefirió no dar su nombre), durante sus años de labor, nunca ha recibido una denuncia. “Si no hay denuncia es como si no hubiera pasado nada, se supone que todo estuvo en orden y calma”. 


Pavor por la alegría

A Deiman Cuartas, profesor del Instituto de Estudios Políticos de la Universidad de Antioquia le parece increíble que “la supresión con armas del sistema, las ordenes incoherentes y la falta de recursos no generen pavor y malestar en la comunidad. Pero una chirimía, un joven con un pito o una pancarta si genere miedo”. Estos jóvenes que marchan pacíficamente, también son atacados por la fuerza pública y considerados como encapuchados.


A pesar de los enfrentamientos y abusos por parte de la fuerza pública a la comunidad,  que aunque no son normales siempre ocurren, el evento fue considerado  todo un éxito y llenó todas las expectativas.

Integrantes de los gremios notaron el gran apoyo popular y la masividad con la que acudió la comunidad a las calles de la ciudad.

Dubán Vélez llevó a su hijo de 14 años a una marcha que adjetivó como “muy colorida”. Su papá fue quien le inculcó eso desde pequeño, “entonces tengo que hacer lo mismo con mis hijos y nietos para que adquieran la capacidad de volver a las marchas”. 


 “Debemos hacer que las familias se expresen y denuncien, porque sindical que no convenza  a su familia está putiado”. Concluyó Vélez.

Fotografías por: Hardly Anyone y K-milo Rios

Juan Raúl Muñoz T.
Estudiante de Periodismo
Colectivo Desdeel12
Universidad de Antioquia



“Reproduzca esta información, hágala circular por los medios a su alcance: a mano, a máquina, a mimeógrafo, oralmente. Mande copias a sus amigos: nueve de cada diez las estarán esperando. Millones quieren ser informados. El terror se basa en la incomunicación. Rompa el aislamiento. Vuelva a sentir la satisfacción moral de un acto de libertad. Derrote el terror. 

Haga circular esta información”.
Rodolfo Walsh


2 comentarios:

pogo dijo...

como hago si quiero participar del block haciendo escritos ?

Comité de Asuntos Estudiantiles dijo...

Compañero, si deseas ser publicado, simplemente manda el texto al correo asuntosestudiantiles12@gmail.com

Publicar un comentario

Twitter Delicious Facebook Digg Stumbleupon Favorites More

 
Design by Free WordPress Themes | Bloggerizada por: Lasantha y Distribuida Por: Blogger Templates